Guía para enviar a tus hijos a Estados Unidos: Decálogo de todo lo que debes saber antes de tomar la decisión.

¿Debo enviar a mis hijos a Estados Unidos antes o después de acabar el Bachillerato?

Esta es la primera pregunta que deberían hacerse los padres y madres antes de tomar una decisión que puede marcar la diferencia en su nivel de formación. La respuesta es que NO deberíamos enviar a nuestros hijos a estudiar a Estados Unidos ANTES de que finalicen TODO el bachillerato. Los motivos los explicamos con detalle en el artículo titulado “Estudiar en Estados Unidos: Universidad o High School“. Pero resumiendo mucho diremos que nuestros hijos conseguirán un nivel académico claramente superior si cursan toda la ESO/Bachillerato en España y después cursan su carrera universitaria en USA. Porque el nivel académico universitario en USA es superior al universitario de España, pero en cambio en el High Schoool americano (ESO y Bachillerato) el nivel es inferior al de un buen colegio en España. Por tanto, regresarán de su curso en USA con unas notazas pero se habrán quedado atrás respecto a sus compañeros en asignaturas importantes como por ejemplo las mates. Y lo que es peor, habrán perdido comba académica en el peor momento, puesto que las universidades americanas se fijarán sobre todo en sus notas de bachillerato para decidir si los admiten o no. Por tanto,  para que perfeccionen su inglés y aprendan a volar y vivir fuera del nido durante la ESO, sin duda la mejor opción es que que utilicen los veranos en estancias de dos meses en Summer Camps norteamericanos donde la inmersión es total, y sin españoles, italianos ni franceses que distorsionen el ambiente 100% americano.

.

¿Cuándo debo empezar el proceso de aplicación para ir a una Universidad americana?

Una vez tenemos claro que SÍ debemos enviar a nuestros hijos a cursar sus estudios universitarios a los EE.UU. pero NO antes de acabar el bachillerato en España, debemos saber que, no obstante, el proceso de aplicaciones universitarias debe comenzarse con mucha antelación. Y es que las universidades de alto nivel requieren aplicar un año antes, pero además los exámenes oficiales y toda la documentación hay que prepararlos con otros 6-12 meses de antelación. Por tanto, el proceso hay que comenzarlo idealmente 2 años antes, ya al inicio del primer curso de Bachillerato, y de la mano de expertos consultores puesto que el proceso es largo, intenso y complejo. Otra cosa son los procesos de aplicación a universidades norteamericanas de menor nivel, tanto académico como económico, que son mucho más simples y pueden comenzarse con menos de un año de antelación. Pero la clave del proceso de aplicación universitaria es que los padres se hagan esta tercera y vital pregunta:

.

¿Qué universidades americanas debemos evitar?

En Estados Unidos existen 4.298 universidades. Pero lo que la mayoría de familias ignoran es que casi 4.000 de ellas NO merecen verdaderamente el esfuerzo económico ni sentimental que supone enviar a tus hijos a estudiar a los EE.UU. Y no lo merecen porque, a pesar de que muchas de ellas son baratitas y ofrecen a diestro y siniestro generosísimas becas, son MUY malas. Tienen un nivel académico y calidad de profesorado penoso, carecen de instalaciones académicas y deportivas dignas, y tienen una vida universitaria casi nula y/o nociva.

.

El problema es que ese segmento mayoritario de universidades de bajo nivel es precisamente el que suelen vender masivamente la mayoría de agencias en España. ¿Por qué se centran en colocar a sus alumnos en ese segmento de muy malas universidades? La respuesta es muy clara, todas ellas tienen un coste neto para las familias muy bajo una vez deducidas las generosas becas, publicitan webs con fotos bonitas y resultonas, y por tanto entran muy bien por los ojos, oídos y los bolsillos de las familias. Son una venta fácil y un trámite burocrático simple y rápido para las agencias. De hecho, lo primero que suelen decir la mayoría de agencias a sus clientes es que en USA hay sólo dos tipos de universidades: Las TOP como Harvard, MIT, Yale, etc… y el resto. Eso es absolutamente FALSO, pero de ese modo las agencias consiguen que las familias acepten resignadamente cualquiera de las 4.000 pseudo-universidades que les interesa vender, puesto que en el 99,99% de los casos, sus hijos e hijas no tienen el nivel académico ni económico para aspirar a Harvard o a MIT.

.

Et voilà! Sin apenas esfuerzo las agencias ya les han colocado en una universidad mala y con un coste neto muy bajito. A menudo, estos miles de universidades malas simulan ser tan caras como las buenas (las TOP 300), pero regalando a todo quisqui una beca enorme, con lo cual el coste neto sigue siendo muy baratito. Además, el proceso de aplicación en estas casi 4.000 universidades es muy sencillito, rápido y de admisión asegurada, puesto que son centros académicos ávidos por captar alumnos, especialmente internacionales, y que suelen pagar sustanciosas comisiones a la agencia de turno.

.

¿Qué universidades americanas merecen realmente el esfuerzo?

Justo por debajo de las top 10-15 universidades, entre las cuales están las archiconocidas Harvard, MIT, Stanford, Yale, Princeton, Rice , Brown, Columbia, etc. Existen otras top 300 universidades que realmente merecen -y mucho- el esfuerzo económico y sentimental de separarnos de nuestros hijos. Las hay para todos los niveles académicos y con precios muy diversos. De hecho en Cluster USA University clasificamos ese top 300 en 6 categorías distintas. Las restantes casi 4.000 de bajo nivel serían para nosotros de categoría 7, 8 y 9 y las descartamos absolutamente.

.

Y entre esas TOP 300 ¿son mejores las públicas o las privadas?

Si bien es cierto que en el selecto grupo de las mejores universidades de USA (y del mundo), es decir en ese TOP 10-15 que hemos mencionado anteriormente, todas son privadas, justo por debajo de esa élite existen universidades maravillosas que pueden ser tanto públicas como privadas.

.

Es importante comprender que el nivel académico, y por tanto la dificultad para conseguir una admisión, no siempre está correlacionado con el coste de la universidad. Es decir, existen universidades públicas prestigiosísimas a las que es muy difícil acceder, que cuestan la mitad que otras privadas cuyo nivel académico es mediocre y admiten a cualquier alumno que pague su elevado coste. Dicho de otra manera, hay universidades que cuestan tanto como Harvard o Princeton pero tienen un nivel académico muy inferior, y que no estarían ni siquiera en el top 150-200 de los rankings. En cambio hay universidades públicas en el top 25-50 que cuestan poco más de la mitad que las privadas de su misma categoría o incluso inferiores.

.

Pero donde la recomendación de elegir una universidad pública se vuelve prácticamente una necesidad es en las universidades de menor coste, es decir las que serían de categorías 4, 5 y 6 dentro de esa selección de las top 300. Y es que a medida que vamos bajando el listón de precio de las universidades, la calidad de las privadas cae en picado. Por tanto, a pesar de que las mejores universidades de USA (top 15) sean privadas, a medida que nos acercamos a los puestos 200 o 300 (categorías 4 a 6), sin duda las mejores opciones son universidades públicas. Además, sean públicas o privadas, es muy importante que tengan un tamaño mínimo de al menos 10.000 o 15.000 estudiantes, ya que si son más pequeñas no dispondrán de instalaciones ni vida universitaria suficientes.

.

¿Pero porqué son mejores las públicas en ese segmento de universidades más asequibles dentro del top 300? Muy sencillo. Las universidades privadas gastan su presupuesto de la manera en que sus dueños consideran oportuno. Pueden ser entidades con ánimo de lucro, y por tanto priorizarán el beneficio empresarial en lugar de la inversión en profesorado y mejora de instalaciones. Pero tampoco son recomendables las entidades sin ánimo de lucro porque pertenecerán a fundaciones o congregaciones religiosas diversas que emplearán el dinero priorizando los criterios fundacionales de sus propietarios. Por tanto es habitual encontrar universidades privadas de categoría 4 a 6 con tremendos desequilibrios: Una gran iglesia y apenas laboratorios, un gran campo de fútbol y una biblioteca insuficiente, o unas habitaciones muy resultonas pero con unos profesores mal pagados y muy malos.

.

En cambio, todas las universidades públicas, tanto las de mayor nivel académico (top 25-50) como las de nivel y coste más asequible (top 200-300), tienen establecido por ley en qué deben emplear sus presupuestos anuales. Es decir, no solo están mejor financiadas porque reciben cuantiosas subvenciones de dinero público (estatal y federal) sino que además están obligadas a gastar todo ese presupuesto anual, y haciéndolo además en los porcentajes exactos que la ley indica. Es decir, un tanto por ciento en profesorado, otro tanto en laboratorios, en bibliotecas, en habitaciones, en instalaciones deportivas, etc. Todo regulado al centavo por las leyes estatales, lo cual garantiza que todas ellas sean universidades bien dotadas y equilibradas. Podéis leer más detalles en el artículo titulado “Estudiar Universidad en USA: ¿Es mejor pública o privada?“.

.

¿Cuánto cuesta estudiar en una universidad en EE.UU.?

NO debemos esperar encontrar universidades en el top 300 que merezcan la pena con un coste total (incluyendo matrícula, habitación, comidas, libros, seguros, etc.) por debajo de los $30,000 anuales. Y como hemos dicho en el apartado anterior, las mejores opciones de este segmento de precio siempre serán universidades públicas. Luego viene el segmento de universidades, también públicas, cuyo coste está entre los $40,000 y los $60,000 anuales, entre las cuales ya se encuentran las mejores públicas del país (top 50). Y a partir de unos $50,000 y hasta los casi $90,000 que vienen costando ya las más caras, está el segmento de las universidades privadas, donde se incluyen tanto las top 15 como Harvard, MIT, etc, como todas las privadas top 300. Recordemos una vez más que por debajo de las top 300 hay casi 4.000 universidades más que NO merecen la pena en absoluto, y que en Cluster USA University descartamos totalmente.

.

¿Cómo conseguir becas para estudiar en Estados Unidos?

Las becas no son gratis. Es decir, las universidades no te dan becas a cambio de nada sino que para obtenerlas hay que renunciar a un cierto nivel académico. Por tanto, las universidades que ofrecen una beca académica a un aplicante es porque ese aplicante tiene un nivel académico algo superior que el promedio de los alumnos de esa universidad. Por eso la universidad tiene un interés especial por ese alumno y por eso le ofrece dinero. Dicho de otra manera, un alumno que obtenga una beca académica en una universidad, podría haber sido admitido sin beca en una universidad académicamente más potente y prestigiosa. Para conocer todos los entresijos del mundo de las becas os recomendamos leer el artículo “Estudiar en Estados Unidos con beca: Toda la verdad“.

.

En cuanto a las becas deportivas también debemos ser muy claros y contundentes: Siempre las ofrecen universidades de bajo nivel académico (e incluso deportivo). O sea, universidades de categorías 6 a 9, o lo que es lo mismo, universidades que están por debajo del top 300. En nuestra opinión como consultores universitarios especializados en Estados Unidos, las becas deportivas sólo estarían indicadas para aquellas familias cuyo presupuesto es extremadamente bajo (entre $0 y $10,000 anuales), y aún así quieren que sus hijos estudien en EE.UU., sin que les importe en absoluto el nivel ni la categoría de la universidad.

.

Hasta aquí el artículo en el que hemos tratado de aclarar los temas más importantes que debe considerar una familia antes de tomar la decisión de enviar a sus hijos a Estados Unidos. A continuación os dejamos un resumen a modo de Decálogo.

.

Decálogo para Estudiar en Estados Unidos:

  1. Acabar ESO y Bachillerato en España antes de ir a estudiar a los EE.UU.
  2. Emplear los veranos para perfeccionar el inglés y empezar a emanciparse enviándolos a Summer Camps en USA.
  3. Empezar el proceso de aplicación con la mayor antelación posible (uno o dos cursos antes del inicio de la Universidad, dependiendo del nivel de Universidades al que aspiremos).
  4. De las 4.300 universidades que existen en USA sólo mercen verdaderamente el esfuerzo aprox. el top 300. Y por tanto hay casi 4.000 universidades que NO merecen la pena en absoluto.
  5. Descartar totalmente categorías 7, 8 y 9 (universidades de la 300 a la 4300), que precisamente son las que habitualmente venden todas las agencias.
  6. Hay muchos tipos de universidades por debajo de Harvard, MIT, Stanford, etc: Clasificamos el top 300 en 6 categorías distintas.
  7. El tamaño de las universidades sí que importa: También dentro de ese top 300 debemos evitar universidades que tengan menos de 10.000 o 15.000 estudiantes, sean públicas o privadas.
  8. En el top 300 no encontraremos universidades que merezcan la pena por debajo de los $30,000 anuales netos (con posibles becas ya deducidas) todo incluído. Las universidades de este nivel de precio deben ser siempre públicas, evitando siempre las privadas de bajo coste.
  9. Las becas deportivas casi siempre las ofrecen universidades muy malas, o sea por debajo del top 300.
  10. Siempre conseguimos diversas becas académicas parciales que ayudan a moderar los costes, pero hay que tener en cuenta que las ofrecerán universidades cuyo nivel académico nos queda algo por debajo del que podemos aspirar sin beca.

Os dejamos también aquí el enlace para que podáis descargar gratuitamente nuestra Guía para estudiar en USA.

Publicaciones relacionadas:

Ir al contenido